El Centro Nacional para la Reestructuración e Inclusión Educativas (NCERI, por sus siglas en inglés) define la inclusión de la siguiente manera.

Proporcionar a todos los alumnos, incluidos aquellos con importantes discapacidades, oportunidades equitativas para recibir servicios educativos eficaces, con las ayudas complementarias y los servicios de apoyo necesarios, en aulas adecuadas según la edad en las escuelas de su zona, a fin de prepararlos para tener una vida productiva como miembros plenos de la sociedad.

Actualmente, muchas aulas, tanto físicas como digitales, están integradas. Los alumnos que tienen diversas necesidades se incluyen en los métodos de educación general; se encuentran físicamente en el mismo lugar, pero se espera que realicen exactamente el mismo trabajo de la misma manera.

La creación de un aula inclusiva no significa que todos los alumnos tengan que estar en el mismo espacio y hacer las mismas cosas de la misma manera. Significa permitir que todos los alumnos de la clase alcancen las mismas metas, incluso si el método que se utiliza es diferente. Las aulas inclusivas se centran en el objetivo de aprendizaje en lugar de la actividad para medirlo. Requieren que todos los alumnos cumplan con los mismos objetivos de aprendizaje mediante el uso de las evaluaciones creadas para cubrir las necesidades de cada alumno.

Ejemplo: En un aula de escritura integrada, se les pide a todos los alumnos que busquen una foto que tenga un significado para ellos y que le hablen a la clase sobre esta. Un alumno que tenga una discapacidad visual puede pedirle a otra persona que escoja una foto por él y que le hable sobre esta. Con este conocimiento, pueden realizar la actividad. En un aula de escritura inclusiva, esta actividad requiere que los alumnos busquen algo que tenga un significado para ellos y que le hablen a la clase sobre esto. El alumno, además de realizar la actividad, puede lograr el objetivo: compartir algo significativo con la clase.

Al igual que sucede con el Diseño Universal para el Aprendizaje, las aulas inclusivas benefician a todos los alumnos. Pero los estudiantes con necesidades diversas están más implicados y son más sociables en las aulas inclusivas. Ellos, juntos con sus compañeros típicamente en desarrollo, se benefician más de los entornos positivos y de aprendizaje de colaboración en los que todos tienen igualdad de oportunidades para ser exitosos.


Comprensión de las diversas necesidades

La creación de aulas inclusivas comienza con la comprensión de las diversas necesidades que puedan tener sus alumnos.

Un alumno con una discapacidad visual...

  • puede tener dificultades para ver determinados colores.
  • puede tener visión reducida y depender de dispositivos de asistencia para poder ver (anteojos, lupas, etc.).
  • puede ser completamente ciego y depender de lectores de pantalla para consumir contenido digital.

Un alumno con una discapacidad auditiva...

  • puede tener audición limitada y depender de dispositivos de asistencia para poder escuchar (audífonos, implantes, etc.).
  • puede ser completamente sordo y depender de alternativas al contenido de audio basadas en texto o el lenguaje de señas.

Un alumno con una discapacidad física...

  • puede no tener control sobre los músculos gruesos o finos necesarios para utilizar la tecnología.
  • puede depender de dispositivos de entrada alternativos para interactuar con el contenido digital.

Un alumno con una discapacidad cognitiva...

  • puede tener dificultades para recibir y procesar información.
  • puede distraerse fácilmente y tener problemas de memoria.
  • puede depender de herramientas de asistencia para obtener ayuda en la lectura y la comprensión.

Creación de aulas inclusivas

Muchos profesores sienten que carecen del conocimiento, la conciencia o el tiempo para crear experiencias inclusivas en su aula. Hemos creado este marco a fin de brindarle las bases para la creación de aulas inclusivas.

Para crear un aula verdaderamente inclusiva, tiene que tener en cuenta tres puntos clave.

  1. La pedagogía que ha desarrollado.
  2. El contenido que crea o proporciona.
  3. Las herramientas y la tecnología que utiliza en el aula.

Paso 1: Pedagogía inclusiva

Pensar de manera inclusiva sobre su pedagogía significa volver a pensar potencialmente cómo se alcanza el aprendizaje y proporcionar los medios para que los alumnos tengan éxito. Revise su programa de estudios para encontrar formas de garantizar estas prácticas recomendadas a lo largo del curso.

  • Se ha puesto a disposición un plan de estudios en el curso al que todos los alumnos pueden acceder fácilmente.
  • Las metas del curso y los resultados de aprendizaje están definidos claramente, ya sea en su plan de estudios o en las unidades del curso.
  • Se ha tomado el tiempo para desarrollar actividades diferenciadas cuando corresponda. Dar opciones a sus alumnos para saber cómo demostrar mejor su conocimiento y comprensión aumenta la implicación y garantiza que todos los estilos y las necesidades de aprendizaje puedan satisfacerse sin adaptaciones complejas.
  • Ha creado oportunidades para el aprendizaje de colaboración a lo largo de la clase.
  • Se proporciona instrucción explícita para todas las unidades, evaluaciones y actividades. Es importante que las personas comprendan exactamente lo que se espera de ellos.
  • Ha estado utilizando los principios del Diseño Universal para el Aprendizaje a lo largo de su programa de estudios.

Paso 2: Contenido inclusivo

Pensar de manera inclusiva significa volver a visitar el contenido y garantizar su configuración para el consumo universal. También significa optar por no utilizar el contenido que no cumpla con las expectativas. Evalúe todo el contenido en su curso para los siguientes elementos.

Tercer paso: Tecnología y herramientas inclusivas

Pensar de manera inclusiva significa comprender cómo las personas tienen que interactuar con diferentes herramientas que utiliza y ajustar o adaptar, según sea necesario. Al seleccionar las herramientas y la tecnología que utilizará en su aula, tenga en cuenta de qué manera puede afectar a las personas con necesidades diversas.

  • ¿Tienen los colores de la aplicación un contraste adecuado?
  • ¿Aumenta de tamaño toda la página, no solo el texto?
  • ¿Son todos los controles accesibles con un teclado?
  • Al hacer clic en las etiquetas del formulario, ¿se mueve el cursor al elemento correcto?
  • ¿Se proporcionan las notificaciones de audio y visuales en más de un formato?
  • ¿Es claro el contenido cuando las hojas de estilo se deshabilitan en el navegador?
  • ¿Se requieren complementos y descargas adicionales?

Resumen del aula inclusiva

La creación de aulas inclusivas parece requerir mucho trabajo adicional. El valor no reside en la finalización, sino en el pensamiento. Recuerde que no existe una solución universal. Pensar de manera inclusiva tiene que ver con la preparación de todos sus alumnos para el éxito.

  1. Empiece de la manera correcta con su próximo curso. Es más fácil crear cosas de manera inclusiva desde el principio en lugar de tratar de solucionarlas más tarde.
  2. Forme parejas, busque un colega que tenga metas similares y que enseñe en una clase similar. Compartan recursos e ideas y trabajen juntos para lograr algunos triunfos pequeños.
  3. No hay una respuesta incorrecta. Puede elegir utilizar lo que desee, solo debe tener un plan y saber cómo lo ajustará sobre la marcha si algo no funciona.

¿Desea obtener más? Mire una grabación del seminario web Creación de aulas inclusivas (disponible solo en inglés). También puede descargar las listas de comprobación de aulas inclusivas (disponibles solo en inglés).