Ally, un aliado para la práctica inclusiva
con Claire Gardner, Universidad de Derby

Contexto universitario: "estrategias para el éxito"

La Universidad de Derby es una universidad TEF Gold en Inglaterra central con más de 17 000 estudiantes inscritos en más de 300 programas de estudio. Como parte de nuestro compromiso con el éxito de los estudiantes, hemos centrado nuestros esfuerzos en garantizar que las experiencias de enseñanza sean inclusivas y equitativas para todos los estudiantes. La iniciativa de aprendizaje inclusivo de Derby reconoce la diversidad de necesidades y circunstancias de nuestros estudiantes y tiene como objetivo brindarles entornos más accesibles y favorables para que puedan aprender de forma independiente tanto dentro como fuera del aula.

Metas para Ally: reforzar el aprendizaje inclusivo

En función de la Estrategia de aprendizaje mejorado con tecnología (TEL), Derby incorporó las "Bases del Programa de Práctica Digital" como marco para evaluar la práctica y reforzar las mejoras en la experiencia de aprendizaje digital de los estudiantes. Las Bases contienen un formulario de autoevaluación que los líderes o los equipos del programa completan cada año para el seguimiento del progreso y la implementación de estrategias en busca de mejoras. Además, incluyen una sección de inclusión, donde se solicita a los profesores que registren un abordaje coherente de la creación y el análisis de la accesibilidad del contenido de sus cursos.

Vimos en Ally una herramienta que podía reforzar nuestra iniciativa de inclusión

Con el informe institucional de Ally, se facilitó el seguimiento de nuestro progreso de accesibilidad a nivel de cursos individuales y de todo el campus. Por ejemplo, pudimos identificar algunas tendencias positivas en los últimos años, así como ciertas áreas en el campus donde teníamos éxito, como los programas en línea que utilizaban plantillas de cursos creados por diseñadores de instrucciones. También consideramos a los comentarios para el profesor de Ally como un método intuitivo para que nuestros profesores tomen conciencia de los problemas de accesibilidad en sus cursos y para ayudarlos a mejorar el contenido. Para facilitar este esfuerzo, nuestro equipo de técnicos del aprendizaje trabajó con los comentarios de Ally a fin de familiarizarse con las características de Ally para la preparación de las preguntas de los profesores y los workshops.

Estrategia de implementación: Comunicación y workshop

Luego de hacer la prueba en diez módulos, procedimos con el lanzamiento de Ally en toda la Universidad, lo que tomó alrededor de dos semanas en implementarse en la plataforma, tanto para programas y módulos actuales como pasados. A pesar de nuestras inquietudes Más información sobre la reacción del personal a los indicadores de Ally, elaboramos una estrategia de mensajes claros para contextualizar el propósito y las metas de Ally para los profesores. Les ofrecimos un punto de contacto en la oficina de Aprendizaje mejorado con tecnología y agregamos guías de ayuda de Ally en el Manual de prácticas digitales para complementar el material existente sobre el diseño de cursos accesibles.

En su lugar, los incentivamos al uso de los comentarios de Ally para pensar en pequeños cambios que podían implementar en el contenido y a solicitar asistencia por problemas que no podían solucionar por sí mismos

En la comunicación vía correo electrónico con los profesores, hicimos énfasis en el hecho de que los indicadores de Ally solo se encuentran visibles para ellos y en que Ally es una herramienta para reforzar las evaluaciones del aprendizaje inclusivo. Establecimos expectativas viables para los profesores en las comunicaciones, lo que llevó a que el workshop "Uso de la tecnología para el aprendizaje inclusivo" tuviera más asistentes, quizás porque era más familiar y estaba más ligado a la iniciativa de inclusión del campus.

Evaluación y descubrimientos: ¡hemos mejorado! 

El día del lanzamiento, esperábamos que el teléfono no dejara de sonar con preguntas, pero solo recibimos una llamada de un profesor. A pesar de que nuestros mensajes no exigían que los profesores tomaran medidas de inmediato para mejorar el contenido del curso, nos enfrentamos a un aumento del 3 % en nuestra accesibilidad general en solo dos meses. El lanzamiento de Ally también ha impulsado la conversación Más información sobre el diseño del aprendizaje inclusivo, que se evidencia en el aumento de asistentes al workshop "Uso de la tecnología para el aprendizaje inclusivo". 

Ally ayuda a crear conciencia entre los profesores Más información sobre la importancia de los formatos alternativos y accesibles para el éxito de los estudiantes. Además, descubrimos que, con Ally, podemos evaluar con mayor precisión nuestro progreso en la accesibilidad de contenido y a comunicar nuestra estrategia de accesibilidad en la Universidad. Estamos en proceso de diseñar encuestas a estudiantes y a profesores para obtener comentarios más detallados sobre la accesibilidad, el uso de Ally y nuestras estructuras de asistencia. El mayor desafío será mantener la conversación en curso y aumentar los esfuerzos a medida que abordamos problemas más complejos de accesibilidad y de aprendizaje inclusivo en el entorno de aprendizaje virtual. 

Consejos: el primer paso es la conciencia 

Consideramos a la educación inclusiva como un cambio cultural que comienza por crear conciencia Más información sobre las barreras que impiden que los estudiantes tengan experiencias de aprendizaje inclusivas y equitativas. Al situar a Ally como parte de una iniciativa del campus más amplia sobre el aprendizaje inclusivo, logramos comunicar mejor a los profesores cuáles son los propósitos y las expectativas sobre su uso de Ally. Esto calmó sus inquietudes, estimuló la conversación e impulsó una estrategia programática para el cambio. 

Recursos

Obtenga más información sobre las "Bases del programa de práctica digital", que recibió el premio de Blackboard Catalyst Award 2018 de Enseñanza y Aprendizaje: